Electromiografía y Velocidad de Conducción

Electromiografía y Velocidad de Conducción

La electromiografía y velocidad de conducción es un examen que se practica en pacientes con trastornos neuromusculares derivados al Laboratorio de Neurofisiología, en suma para diferenciar un trastorno nervioso de un problema muscular.
Lo realiza un Neurólogo especialista en electromiografía.

El estudio se solicita en las siguientes entidades:

• Radiculopatías
• Plexopatías
• Neuropatías por Entrampamiento (ejemplo: Síndrome de Tunel del Carpo), Neuropatías Traumáticas (ejemplo: Neuropatía del Nervio Radial por accidente directo sobre el nervio)
• Polineuropatías periféricas (ejemplo: Neuropatía Diabética)
• Enfermedades de la unión neuromuscular (ejemplo: Miastenia gravis)
• Enfermedad de Neurona Motora
• Miopatías

Los estudios neurofisiológicos pueden ayudar en la localización segmentaria de la lesión, puede proporcionar información sobre la fisiología (pérdida de axones o bloqueo de la conducción), tiempo, actividad, y la gravedad del proceso.

Preparación para el examen:

• No se requiere ayuno.
• No es necesario suspender tratamiento, excepto por orden de su médico tratante.
• Es un examen invasivo, que requiere de un electrodo concéntrico desechable.
• Si el paciente está tomando aspirina u otro tipo de anticoagulante, es posible que pueda quedar algún hematoma local en el sitio de la punción.

Técnica de aplicación del examen

Se realiza en dos partes:

• Velocidad de conducción: se colocan electrodos de superficie y se aplican pulsos eléctricos en diversos puntos seleccionados, que estimulan un músculo eferente específico.
• Electromiografía: se introduce un electrodo concéntrico en algún músculo a explorar.

Posteriormente, de manera voluntaria y con esfuerzo máximo se debe contraer dicho músculo para obtener un potencial que sea registrable.

Resultados:
El resultado del examen se entrega en 24 horas, excepto a pacientes de urgencia u hospitalizados.